Thursday, 28 November 2013

Lucca, un rincón singular en el corazón de Italia

El tren desde Pisa no dejaba mucho tiempo para ojear la guía de la ciudad. Los días anteriores no tuve mucho tiempo para mirarme los tesoros que este rincón italiano me estaba a punto de ofrecer.

Sus calles estrechas, con edificios algunos viejos, otros antiguos, hacían que cada búsqueda de iglesias, plazas, Duomos, etc. se convirtiera en un juego. Detrás de cada angosto recodo se abría el espacio que dejaba paso a San Michele, el Duomo o San Frediano, por citar algunas. Construcciones que, con el contraste de las sombrías calles, parecían hechas con halos de luz que te insuflaban aire con que maravillarse por su infinidad de detalles y majestuosidad.

Otro detalle curioso, y que a mi gusto esta ciudad ha ganado muchos puntos, es el hecho de que las marcas de tiendas que estamos más acostumbrados a encontrar por doquier, no fueran presentes. Ni Zaras, ni Pull and Bears, Springfield, Bershkas... nada de nada... La mayoría, tiendas italianas o de otras marcas que no tengo tan presentes. Genial. Para mi, otro atractivo a admirar.

A medida que la noche se dejaba caer los transeuntes se iban multiplicando, hasta el punto que pasear por la calle Fillungo se complicaba por momentos. Así que éste fue el momento de perderse por los callejones estrechos y tiendecillas originales. Así, vagando sin rumbo encontramos la casa museo de Puccini, cerca de la catedral de San Michele o el anfiteatro.





Sin tener tiempo para cenar, el tren no esperaba para volver a Pisa y visitar la torre al día siguiente. Cosa que me supuso la mención The Best Photo of the Day de #instapisa por la siguiente foto:





2 comments:

  1. Buen artículo...la verdad es que me enamoré de Lucca hace unos años. El atardecer desde la Torre Guigini con su original jardín de robles fue un momento maravilloso. Felicidades por el post. ¡ Al leerlo me han entrado ganas de volver!

    ReplyDelete

Viaje a la India con El Camino del Buda

Acabo de ver cumplido uno de mis sueños; poder acompañar un grupo para conocer la India. Cuando inicié el proyecto SONIDO ALQUIMICO, tenía...