Monday, 10 December 2012

Innovar no es predecir el futuro. Innovar es crearlo.

Gran Contra de La Vanguardia de hoy mismo... Jay Rao nos proporciona pistas muy inteligentes para crear nuestro futuro.

El futuro no se puede predecir, pero sí que se puede crear. Ahí radica la innovación. El esfuerzo es necesario para crear pequeños pasos que nos diferencien del presente y abrir nuevos caminos para desarrollar nuevas oportunidades.

www.edgartarres.com




La Contra de La Vanguardia (10/12/2012)

Jay Rao, enseña estrategias de innovación en el Babson College; coautor de 'Innovación 2.0'

Por:
Victor-M Amela, Ima Sanchís, Lluís Amiguet

 

"No sabes lo que quieres hasta que ves a otro usarlo"


Los estudios de mercado valen lo que cuestan?
La gente no sabe lo que quiere hasta que ve a otro usarlo. Así que preguntar a la gente qué quiere sirve de poco.

¿Se puede hacer un estudio que sirva?
Pero es gratis. Basta con abrir los ojos. La gente sólo sabe lo que quiere cuando lo tiene en la mano. Y sólo quiere comprarlo cuando lo envidia en la mano de otro.

Somos humanos.
Si a usted le hubieran preguntado cómo quería su móvil hace 10 años sólo hubiera dicho: más ligero, duradero y barato.

¿Y lograrlo y dármelo no es innovar?
Eso son sólo mejoras incrementales: es un progreso lineal, no cuántico. Los consumidores se las dirán, pero eso no es inventar.

¿Qué es inventar?
El auténtico invento es la pantalla táctil, por ejemplo: el tocar la pantalla y que se mueva... Pero eso no lo hubiera dicho ningún estudio de mercado. ¡Nadie lo imaginaba!

Salió del cerebro del visionario Jobs.
Porque Steve Jobs sí se había preparado para inventar. Y la buena noticia es que todos podemos si nos preparamos.

¿Cómo?
El innovador no trata de predecir el futuro, porque el futuro es impredecible.

Metafísicamente.
El innovador no predice, crea el futuro: es la única manera de anticiparse a su época.

Fácil de decir.
Diseñamos estrategias para intentarlo. Para empezar, le diré lo que no debe hacer: no debe centralizar muchos datos y con ellos crear un modelo que realice proyecciones de lo que va a suceder: los "escenarios".

Pues parecía una opción racional.
Así sólo predice lo predecible, pero no inventa. Esos modelos proyectan el pasado mecánicamente en el futuro, pero en los escenarios de Nokia nadie incluía que Jobs iba a inventar el iPhone.

Y han pagado un precio por no saberlo.
Las proyecciones suelen equivocarse porque son incapaces de incluir lo que todavía no existe, que es lo que crean los innovadores. Tampoco incluyen otros "cisnes negros" imprevisibles como una recesión.

Pero las grandes empresas los hacen porque no le gustan los experimentos.
Porque para apostar en una sola línea hay que adivinar demasiadas variables y es imposible acertarlas todas. Así que han fallado y fallan y deben poner más dinero hasta que vuelve a sorprenderles otro imprevisto. Y se vuelven a equivocar.

¿Qué propone?
Nuestra estrategia es la opuesta: equivocarse mucho, rápido y barato para acertar.

Hacer los experimentos con gaseosa.
Porque esa experimentación barata falla mucho, sí, pero proporciona datos valiosos para rectificar y tomar nuevas decisiones.

En vez de invertir un millón en una...
Invertimos 50.000 dólares en varios prototipos; inventos, pruebas. Y en lo que podemos, copiamos los éxitos, pero con mejoras incrementales. Copiar así es innovar.

Hombre: eso suena a trampa.
Si mejoras el original es innovar. Ahora asesoro a una empresa bostoniana de tecnología médica obsesionada por vender a China.

Como todos.
Pues les he dicho que monten una oficinita allí y copien lo que han hecho otras empresas exactamente para implantarse. Punto.

¿Quién cree que hoy innova bien?
No miro al futuro, miro al pasado: me fijo en la genética de empresas centenarias.

Estamos creando valor para una.
Si la analiza bien verá en ella las claves para que dure otro siglo: son empresas cuya cultura y valores saben adaptarse a las circunstancias, aunque cambien sus líderes.

¿Cómo logran adaptarse?
Leonardo Da Vinci ya escribía que la diversidad de edades, procedencias e intereses de su equipo favorecía su inventiva.

Tomo nota.
Tener a gente de todo tipo en tu equipo también te permite adaptarte a todos los giros que va dando el mercado y la historia.

Hay que apostar a varios caballos.
Es lo que hace hoy Google, que no es diferente de lo que hacía Edison, cuyo espíritu innovador sigue vivo hoy en General Electric.

¿En qué consiste?
Mantener muchas puertas abiertas. Nokia antes que teléfonos fabricó botas, pasta de papel, ordenadores.... Y ahora les gustaría no haber hecho caso a quien les aconsejó concentrarse sólo en los móviles.

¿Cómo adaptarse?
No apuestes jamás todo a una carta.

Saber perder en diez negocios pequeños para ganar veinte en uno gordo.
Dos mil empresas han estado alguna vez en la lista de las mejores: el Fortune 500.

Mantenerse es más difícil que llegar.
Pero sólo 61 han durado más de treinta años: Johnson & Johnson; Procter & Gamble; 3M; General Electric...

¿Qué ha detectado en su ADN?
Su capacidad de rejuvenecerse no depende de un producto excelente, sino de una cultura excelente por su fidelidad a unos valores que se resumen en ser fiable.


Fuente:

Monday, 24 September 2012

Storytelling o el Énfasis de dar Valor a tu Proyecto


En todo proyecto siempre hay una curva que marca la intensidad de energía que se destina. Tradicionalmente se ha dedicado la mayor energía a hacer el producto. A su producción, a buscar la manera de optimizarlo, etc. Quien ganaba esta carrera, se llevaba el mejor trozo de pastel.

Ahora, la cosa cambia. Hacer un producto es relativamente fácil debido a las innombrables posibilidades que ofrece un mundo globalizado, los avances tecnológicos, la calidad de la manufacturación... la curva ha cambiado. Lo más imporante y el que hace diferenciar el producto o servicio es la idea/invento i la manera de comunicar como se tiene que vender. “Dar a conocer el producto antes que comience la competición (Seth Godin).
 
La clave: tener un buen producto y una buena historia es más importante y más rendible que hacer lo mismo que los otros, un poco mejor.
 
Pasa lo mismo a la hora de buscar trabajo. Nos centramos en tener un buen cv (que de hecho es crucial. Y es necesario dedicar tiempo a estudiar, desarrollar proyectos para estar a la  altura). Pero esto, sólo, no implica ningun éxito asegurado. Lo más importante, ahora mismo, es saber venderse. Y la mejor manera, a través de una buena historia.
La gente o organización que se mire el ombligo y se pase el dia solucionando crisis, acabará naufragando. El marketing tiene que tener siempre una puerta abierta a diferenciarse del resto y hacer que la competencia sea insignificante. Ahora mismo, la gestión de proyectos no ayuda mucho en este sentido. 

Y por esto hay que buscar la manera, como sea, de abrir nuevas puertas. Sino, aunque pudiésemos solucionar todos los problemas, difícilmente podriamos tirar adelante. Y si no vamos adelante, nuestra curva no será lo suficientemente buena.

Sunday, 16 September 2012

La Muerte y la Creatividad

Muchos piensan que la creatividad es un regalo de las musas que viene providencialmente. Y muchas veces es así. Pero contrariamente a esta creencia, la creatividad es una herramienta que todo el mundo puede desarrollar hasta el límite que cada uno se autoimponga.

Ya hay mucha bibliografia sobre el tema. Lo que comparto aquí es un video apareceido hoy en La Vanguardia, en el blog de Roser Amills, donde el Dr. Nakamats explica su peculiar sistema de llamar a las musas. Y muy efectivo, por cierto. Tiene el récord mundial de invenciones y patentes exitosas. Él mismo lo cuenta en el siguiente vídeo.


Para quien no entienda bien el inglés, viene a explicar que su técnica consiste en acercarse lo máximo posible a la muerte. Y él lo consigue debajo del agua. En una libreta especial para escribir sumergido, espera el momento preciso de la llegada de la idea cuando su cerebro está preparado y optimizado.

Es curiosa la relación entre la lucidez y la muerte. La gran mayoría de culturas desde sus inicios han hablado de prácticas espirituales de acercamiento a la muerte para cambiar o alterar la conciencia. Con estas prácticas conseguian tener la inspiración necesaria para resolver problemas sociales o de salud, ya sea de una persona, la tribu o de una ciudad entera. Lo que está claro es que necesitamos apartarnos de nuestra realidad de rutina para encontrar nuevos caminos.

Los que trabajamos sumergidos en la dimensión digital tenemos que vigilar y buscar esos momentos de tranquilidad y silencio. Indispensable.

Edgar Tarrés






Wednesday, 18 July 2012

El Dolor pasa, la Belleza perdura


Estos días se han convertido en hitos de las protestas más reiterativas de una especie en extinción: la clase media. Con razón, son muchas las personas que se quejan de tan mala gestión de todos nuestros recursos por parte de unos políticos que pocos gestos empáticos estan mostrando. No quiero entrar en las medidas adoptados por unos y por otros; esto ya se ha debatido, analizado, criticado y defendido en interminables espacios.

Escribo estas lineas mientras escucho la tercera sinfonía de Gorecky, todo un símbolo de la exaltación de la naturaleza y la belleza en su estado más puro. Y me pregunto cómo es posible que belleza y dolor pueden existir a la vez en este mundo tan... tan... tan cruel, algunas veces, y tan bello en otras.
Por esta razón, por esta belleza que siempre nos ha acompañado, vale la pena que no caigamos en las redes de toda la gentuza que quiere encerrarnos en la jaula de las miserias. Con tanto recorte de recursos y derechos, es muy fácil caer preso de la desazón y la rabia; del odio y la rebeldía inútil (que no quiere decir que toda rebeldía lo sea).

Todo esto está llevando a mucha gente a actitudes negativas. Y en su defensa podría decir que tienen razón. Pero no vale. Y no vale porqué estas actitudes consumen las ganas de buscar una alternativa a su situación. Mucha gente se ha posicionado en un estadio donde "los políticos", "los que mandan" han hecho que todo se vaya "a la mierda" y "no es culpa mía", se van repitiendo mientras van machacando su pensamiento y su sofá, día a día. Así, va pasando el tiempo, mientras esperan... van esperando... sin saber exactamente que... Que la crisis se acabe, que vengan tiempos mejores, que alguien los venga a buscar, que alguien les dé trabajo...

Mientras nos quejamos, el tiempo corre. Y el tiempo que nos ha tocado vivir pasa rápido. Si analizamos lo que estos tiempos y sus anécdotas nos estan sugiriendo, podemos sentir cómo hay algo que nos llama a ser, como diría el mismo Ghandi, el cambio que queremos en este mundo.

Y el cambio solo se consigue trabajando. No hay más. Es un trabajo personal, para nosotros mismos, para decirnos que nada puede con nosotros. Que nos pagan menos? Que nos quitan derechos? Hay que seguir trabajando de verdad y aportar lo mejor de nosotros. No para nadie, sino para nosotros mismos. Es la manera de aprender y cultivar los valores que mueven el mundo hacia adelante. Si nos quejamos y nos quedamos sin hacer nada, hemos perdido antes de empezar la batalla. Habremos hecho lo que, quien haya orquestrado este caos, quería que hicieramos. Trabajando se aprende. Y si se aprendre, podemos cambiar. Formación y experiencia es lo que se necesita para buscar alternativas, cambiar de trabajo, realizar y emprender ese proyecto que siempre ha estado en el cajón, esperando.

El mundo está lleno de gente que antes de quejarse decidió hacer lo que su corazón siempre ha anelado. Y les ha ido muy bien. Muchos son conocidos, otros no tanto... pero son un ejemplo. Un ejemplo de una actitud positiva que nos llevará a donde nosotros queramos. Hay que creer en nuestro corazón, que es muy sabio, y sabe que el dolor pasa, y la belleza perdura.

Friday, 11 May 2012

La Felicidad, una sonrisa para el cambio




“El dinero no da la felicidad, pero produce una sensación tan parecida que sólo un auténtico especialista podría verificar la diferencia.”
Woody Allen

Mucho se ha hablado, tratado, pensado y sentido en torno a este concepto tan buscado. Posturas tan diversas y dispares, como por ejemplo la de Aristóteles, que la concebía como un hábito, o el resultado de varios hábitos y virtudes; hasta otros muy extendidos que creen que cuanto más estatus, más éxito, más placer y ser más pupular mayor es el grado de felicidad. 

Estos pensamientos hacen referencia a un resultado o objetivo que conseguir.
Por otro lado, hay otra corriente cada día más extendida, que la considera como un camino; un enfoque y actitud que llevan a realizar las actividades que mejor nos hacen sentir, las que nos aportan sentimientos de plenitud, las que nos hacen esbozar una sonrisa…

Recientes estudios demuestran que a mayor edad, las personas nos sentimos más felicies con las emociones que tienen que ver con compartir momentos agradables con nuestros seres más queridos. Por otro lado, los que tienen mayor poder económico, reconocen que tienen más preocupaciones y dificultades para sentirse feliz.
Pero por encima de todo, nosotros tenemos la clave para decidir si apostamos por tener una vida feliz o no. El cerebro desarrolla y fortalece las neuronas que más utilizamos. Si priorizamos los pensamientos negativos, generamos más actividad en la corteza derecha del cerebro; cosa que va a generar ansiedad, depresión y hostilidad hacia los demás. Por otro lado, los que generan pensamientos positivos hacia los demás y hacia la vida en general, ejercita la corteza cerebral izquierda, cosa que eleva las emociones placenteras y felices.

La salud es uno de los factores determinantes de la felicidad. Cuando nos sentimos bien, nos vemos fuertes y sanos, desarrollamos más energía para hacer lo que más nos gusta. Aumentamos nuestra autoestima y más claro tenemos cuales son las actividades que mejor nos sientan y más nos aportan a nuestra realización personal. Por esta razón, y por muchas más, cuidar nuestra salud es uno de los objetivos más importantes. Y cuidarla pasa, inexorablemente, por prevenir.

En salud, prevención es lo mismo que evitar preocupaciones. Y evitar preocupaciones es decirle a nuestro cerebro que ponga su esfuerzo en procurarnos sentimientos positivos. Cuanto mayores sean estos sentimientos positivos, más cambios generaremos en nuestro cerebro.
Sí, lo sé… muy fácil de decir y más complicado de realizar. El día a día nos lo complica. Pero por esta misma razón, más razones tenemos para hacerlo. ¿Cómo?
Con una sonrisa: :-)

Cuando nos encontremos con una dificultad, paramos, respiramos, sonreimos y encaramos el problema para solucionarlo. Esto es aplicable a las discusiones, a las pérdidas, a las situaciones difíciles, a los miedos, a las inseguridades… y sino, haced la prueba. Al levantarnos, vale la pena cerrar los ojos unos momentos, respirar profundamente y sonreirnos a nosotros mismos. Visualizamos los problemas con que tendremos que lidiar durante la jornada y esbozamos otra sonrisa para generar una actitud que nos ayude a superarlos. Cuanta más conciencia tengamos durante nuestro día a día y más tiempo dediquemos a respirar ante cualquier situación, mejor vamos a resolverlo todo, mejor nos sentiremos y con más firmeza caminaremos en el camino de la felicidad; en nuestro día a día.

Sunday, 6 May 2012

Creatividad y Hábitos Saludables

“Cultivar la creatividad es imponerse salir de los caminos trillados”
Antonio Blay.

Desde pequeños nos marcan un camino ya pre-establecido: normas familiares, normas sociales... y si nos salimos de éstas, castigo. En términos generales ha sido siempre así y costará que no siga siéndolo. Y esto pasa porque a la gran mayoría nos sentimos bien cuando nos aplauden, cuando nos dicen que qué bien nos portamos, que qué bien lo hacemos... y para hacer las cosas “bien” hay que seguir siempre la corriente.



Pero llega un día que desde muy adentro nos sale una vocecilla que nos manda hacer cosas que si las llegásemos a hacer nos podrían mirar mal... podrían criticarnos a escondidas... por no hablar de los muertos que la historia ha perpetrado por pensar que había opciones o alternativas al pensamiento del poder establecido.

Hoy en día, la creatividad no es solo un valor muy importante; es una necesidad. Es la que siempre ha permitido a la sociedad avanzar. Y si queremos transmutar las dificultades sociales en oportunidades de crecimiento, habrá que buscar una alternativa a cómo lo hemos estado haciendo hasta ahora. Si esperamos a que venga “alguien” y nos los solucione, no vamos a conseguir nada útil y positivo.

Si nos sentimos bién desde dentro, tendremos la fuerza de hacer el cambio por fuera. Y teniendo unos hábitos que nos aporten salud y bienestar, tendremos una mente clara que nos va a permitir focalizar mejor nuestros logros. Al principio comentábamos la importancia del esfuerzo en “pensar diferente”, pero hay que tener en cuenta un aspecto muy importante: Mientras la mente piensa, se mueve dentro de las leyes de la asociación de ideas. Por esta razón, nunca podrá salir de las cosas conocidas. 



Creatividad significa llegar a algo nuevo y por lo tanto hacer algo diferente de lo ordinario. Hay que situar a la mente en condiciones de poder recibir cosas nuevas. El curso del pensamiento al que estamos habituados es un círculo cerrado, hecho de las ideas adquiridas, de las experiencias pasadas... Para romper este círculo no hay más remedio que dejar que la mente se tranquilice y que continúe más despierta para poder ir desatándose de las ideas hasta que éstas desaparezcan. Esta actitud implica que la mente esté tranquila y receptiva para “ver” algo nuevo. Solo desde la calma, con los ojos cerrados y mirando más allá, la respuesta a nuestros anhelos y preguntas aparecerá como por arte de magia. Es una facultad inherente a la naturaleza humana, y lo único que requiere es su adecuado cultivo.

Wednesday, 18 April 2012

La Cultura de la Innovación


“Nuestro conocimiento existente y acumulado nos condiciona, modela nuestro pensamiento y se convierte en el filtro a través del cual vemos el mundo. El conocimiento nos impide aceptar nuevas ideas y oportunidades.”
Jay Rao

Innovación es un concepte que está en muchas bocas hoy en día, pero desgraciadamente en pocas mentes y menos aún, en pocos corazones. Digo desgraciadamente porque, a parte de ser un concepto muy importante para encontrar salidas a las problemáticas actuales, es una necesidad que va desde el ámbito personal al profesional. De esta manera, para encontrar un trabajo, bajar de peso, restablecer la comunicación con la pareja o los hijos, hasta encontrar una salida creativa a un producto, mejorar la notoriedad de marca... la innovación es crucial.

Pero para innovar es muy necesario crear la “cultura de la innovación”. Una disciplina, no diré rutinaria, pero casi casi, que nos permita ir adquiriendo hábitos que nos vayan programando nuestra mente y nuestro corazón para desarrollarnos en una manera de hacer que nos lleve a innovar en el ámbito que deseemos.



En nuestra sociedad, el término disciplina está muy mal visto. Tiene connotaciones negativas que asociamos a autoritarismo, falta de libertad, etc. Y nada más lejos de la realidad! Precisamente, en una charla fortuita en el tren para Barcelona con mi amigo Xavi Carpintero, de DO Sinergia, me explicaba como a nuestra generación, asociábamos disciplina a tales connotaciones negativas, y buscábamos la libertad a través de no programar nada, improvisar, no organizar, etc. Y es totalmente al contrario! Cuanto más organizados estamos y seguimos disciplinariamente el programa que nosotros mismos nos hemos diseñado para lograr lo que queremos, más cerca estamos de la libertad.

Al final del día, si podemos hacer todo lo que nos hemos propuesto, nos sentimos bien y felices con nosotros mismos. Por otro lado, si hemos hecho muchas cosas diferentes, improvisando, y aun así, no hemos hecho todo lo que queríamos hacer, nos sentimos cansados y mal por no haver hecho tal y cual cosa que queríamos.

En este sentido, si queremos buscar una nueva manera de hacer algo que nos guste, que nos diferencie del resto, tenemos que aprender a convertir nuestra “cultura de vida” en una disciplina que nos haga versátiles, flexibles, abiertos al cambio y con una metodología que nuestra mente y corazón esten preparados para hacer cosas nuevas y creativas. Evitar que el conocimiento y experiencia nos barre el camino hacia la experimentación, a arriesgar y luchar por buscar nuevos caminos que nos hagan avanzar y sentir vivos. Y todo esto, planificado y organizado.

Es muy importante que la razón y el corazón se unan para conseguir el objetivo que te has marcado.




Thursday, 5 April 2012

Descentralización Personal para el Cambio

Ya hemos hablado anteriormente del cambio personal. Seguramente hemos intentado hacer cambios en nuestra vida que respondian a dejar de hacer cosas que nos perjudicavan, sean cuales fueran. Y nos hemos encontrado ante un sinfín de obstáculos personales que nos lo han impedido: "no puedo...", "esto es imposible..." y a primera vista, si que lo puede parecer.

Una de las características del ser humano es que es antropocéntrico total. Nos fijamos en yo: yo no puedo, es muy difícil para mí, yo solo imposible... siempre el yo yo yo. De esta manera, tenemos que luchar contra nosotros mismos. Ya lo dijo Churchil: "Yo soy mi peor enemigo".


Veamos que pasa si hacemos el típico ejercicio de ver las cosas desde fuera. Cerramos los ojos y nos visualizamos a nosotros mismos. Nos vemos desde arriba. Y en esta posición, vemos que cosas nos impiden realizar los cambios que queremos. Pondremos un ejemplo:

Queremos cambiar nuestros hábitos alimentarios: dejar de comer carne, dulces, tener una dieta equilibrada con productos naturales y biológicos, etc. Si para cambiar nosotros tenemos que cambiar nuestra estructura del entorno, lo primero que haremos será cambiar la tienda donde vamos habitualmente. Buscaremos una donde tengan los productos que queremos. Por otro lado, evitaremos comprar azúcares refinados, no iremos a comer a restaurantes donde sabemos que nos van a dar comida que queremos evitar, evitaremos también las pastelerías y buscaremos espacios donde nos puedan servir lo mejor para nosotros.

Si podemos hacer estos cambios en nuestro entorno, las dificultades seran mucho menores. Y si conseguimos realizar esto durante bastante tiempo, habremos cambiado un hábito muy importante para nuestra salud.

www.edgartarres.com

Tuesday, 27 March 2012

La Intuición como Camino

Nuestra vida es una continua búsqueda de la felicidad; aunque solo la busquemos a ratos. Los seres humanos somos una especie única en querer alguna cosa, pensar otra y realizar, aún, otra más. Así, lo tenemos crudo.

Se ha hablado mucho de la felicidad. Y las conclusiones a que se llega, generalmente, es que es un estado; un estado pasajero. Y claro, el asunto es tener cuantos más mejor de estos estados pasajeros. Pero mientras continuemos queriendo una cosa, pensando otra y realizando otra, mal vamos.

Pensemos en la última vez que nos sentimos felices. Fijémonos que fue un momento tranquilo. Seguramente justo después de realizar una acción o actividad; posiblemente justo después de tener una idea que nos gustó... Hay muchas cosas que nos pueden llevar a este estado. Pero si hay alguna cosa en común es que es un estado tranquilo; de observación y de sentir. Son unos momentos de contemplación de una experiencia vivida. También mientras realizamos acciones, podemos llegar a sentirlo. Pero esto pasa cuando ponemos atención en lo que hacemos; cuando nos apartamos de la acción física para poner nuestros sentidos en sentir lo que está pasando.

Cuando podemos apartarnos de nuestro Yo Físico, para ver las cosas desde fuera, tenemos una visión privilegiada de sentir lo que está pasando. En este estado, tenemos la capacidad para autoevaluarnos y sentir si lo que estamos haciendo nos será útil o perjudicial. Y lo más curioso es que cuando hacemos este ejercicio, no hace falta pensar. Si nos fijamos, vemos que sencillamente “lo sabemos”. Esto es así porque nos situamos en un plano superior; un “espacio mental” que nos acerca al pensamiento intuitivo.

Es este pensamiento intuitivo el que nos guía para que seamos coherentes. Y por esto cuesta tanto de seguir, ya que para acceder a él, conscientemente, hay que hacer un trabajo que nadie nos ha enseñado.

Como se dice comunmente, hay que buscarse la vida.




Y mira que lo tenemos cerca... justo dentro de nosotros... Pero no sabemos como llegar a él (a menos que se trabaje). Tenemos dentro todas las normas que el instinto nos regala para desarrollar hábitos naturales y saludables. Pero como seres humanos civilizados, alejada de esa mente instintiva por la habitual inatención, no puede beneficiarse de la sabiduría natural y sucumbe a trastornos y enfermedades causados por hábitos nocivos y antinaturales. Resultados que, de vivir con la mente más abierta y receptiva, hubiera perfectamente podido evitar.

Para cambiar estas tendencias es muy aconsejable poner atención a todo lo que se hace; sentir lo que se está haciendo. Sólo así sabremos si lo que hacemos nos hará felices o no. Si es algo que queremos, que estamos pensando y que estamos haciendo. La coherencia entre lo que sentimos y lo que hacemos nos traerá momentos que nos llenaran de júbilo y nos acercaran a nuestra naturaleza; esa que nos llevará siempre por el buen camino.

Thursday, 15 March 2012

Pep Torres: Creatividad, Ilusión, Actitud y Cambio

El pasado lunes tuve la suerte de poder escuchar a Pep Torres en la Jornada de Innovación y Comercio que el Ayuntamiento de Roses organizó para buscar maneras creativas para mejorar los sistemas de negocio del municipio.

Pep Torres es un creativo de los pies a la cabeza. Pero no sólo eso... lo que más me gustó de él es su perseverancia a conseguir, digamos, lo imposible. Cómo se puede, con 300 euros, abrir un museu de inventos en plena crisis? Su ponencia nos explicava el proceso, todo el trabajo, su visión, su ilusión y, sobretodo, la actitud para conseguir su sueño.

Lo que de buenas a primeras podría parecer un sueño o lujo, sólo al alcance de algún millonario, es, hoy en día, un museo especial en medio de Barcelona. ( http://www.mibamuseum.com ). Un lugar para ver que aun queda mucho por hacer o inventar y que la creatividad no tiene limites.


Para ver su sueño hecho realidad ha arriesgado. Ha tenido que pensar de manera muy diferente para encontrar recursos donde a primera vista no hay. Ha tenido que vencer miedos y creencias negativas propias y de su entorno. Seguro que muchos le decían que no podría... que era una locura. Pero ahí está...

Pero esta historia, ya la conocemos... a lo largo de nuestra civilización ha habido muchos locos que han luchado contra todo para hacer realidad sus pasiones. Hay muchas anécdotas, historias, biografías que hacen referencia a todo esto. Y debemos aprender de todas ellas... Pero hay algo muy importante que no debemos pasar por alto. Cada viernes, Pep Torres se encuentra con inventores, creativos, emprendedores que tienen ideas y proyectos, y les ayuda a que ésta se pueda realizar. Tiene muy claro que lo que le ha sido dado, él tiene la responsabilidad de ayudar a que otros lo consigan. Y esta acción es la que aporta valor a una experiencia, ya de por sí, maravillosa.

Tenemos que aprender a luchar por lo que creemos. A no desfallecer. A luchar contra nosotros mismos para vencer los miedos y actitudes negativas que nos pueden hacer fracasar. En ver más allá para hacer lo que antes no pudimos... Y cuando lo hemos conseguido, o no, pensar siempre en cómo podemos ayudar a que otros lo consigan. Es de esta manera, colaborativa, que conseguiremos avanzar. Pensando que con nuestro trabajo podemos ayudar a que nuestro entorno sea cada día más agradable.


www.edgartarres.com

Wednesday, 11 January 2012

Una actitud Psaging es el cambio interior para convertirnos en una obra de arte.

Como ya sabeis, este bloc tiene el objetivo de ir integrando esos pequeños cambios en nosotros mismos para hacer de nuestra vida una autentica obra de arte. Y esto pasa por muchos, de estos pequeños cambios. Yo pongo mucho énfasi en la actitud. Tener una buena actitud es la que nos va a permitir superar cualquier obstáculo o dificultad (ya lo hemos visto anteriormente). Pero lo más importante para tener una buena actitud es trabajarla. Y una de las muchas maneras, es a través de una buena nutrición.

Cuidar lo que comemos y qué le damos a nuestro cuerpo para que se sienta fuerte y saludable, es la mejor manera de encarar un estilo de vida que trascienda a nuestra forma de ser, de relacionarnos y de superar las dificultades que se nos vayan presentando.

Un tema que aun no está muy extendido en nuestro país es el de los complementos nutricionales.

Debido a nuestro estilo de vida, bastante agresivo, normalmente y las dificultades para poder comer saludablemente, existen los complementos nutricionales. Estos ofrecen a nuestro organismo los nutrientes, vitaminas y minerales necesarios para poder afrontar mejor las necesidades del día a día con mayor energía. Y además, nos procuran unos elementos saludables que regulan nuestro organismo. Supongo que lo he explicado muy rápido y cualquier nutricionista se le pondrían los pelos de punta... Pero creo que la idea ha quedado clara.

Para más información, podeis consultar esta web www.psaging.com

Lo que me gusta de estar marca es que no solo venden complementos nutricionales y otros productos también saludables. Psaging aporta un valor añadido muy importante. Psaging es una actitud, una manera de pensar y de vivir. Y por esta razón, sus productos van destinados a hacernos sentir mejor; a darnos la oportunidad de realizar en nosotros mismos los cambios que queremos.

El arte no es solo el cuadro que vemos expuesto o la música que nos hace soñar en un concierto... el arte en mayúsculas es todo el proceso de creación... son las dudas, la energía, la reflexión, los trazos fuertes y contundentes del pincel que sigue las órdenes de nuestros sentimientos, las discusiones, el silencio, la certeza de lo que estás haciendo, la satisfacción del trabajo realizado... esto es vida... esto es lo que tenemos que sentir en cada acto que hacemos... y esto es lo que Psaging quiere aportar a través de sus productos.

Hay que cuidarse por dentro para que por fuera seamos el pinzel y la batuta que mueven el mundo para un mejor porvenir.

www.edgartarres.com

Viajar, para qué?

Viajamos, sí... pero... para qué? Para encontrar o para encontrarnos? Y si no es ninguna de ellas? O puede que las dos sean correctas? ...