Thursday, 2 November 2017

Viajar, para qué?

Viajamos, sí... pero... para qué?
Para encontrar o para encontrarnos? Y si no es ninguna de ellas?
O puede que las dos sean correctas?

Mi ansia de no se qué me llevó a buscar. Buscar qué?
Ni idea.
Bueno, a lo mejor sí. Todo. Lo quería todo.
Eso me pasaba por no tener nada.
Cuando todo lo encontré, luego me di cuenta que...
solo NADA anhelaba.

Y si con nada, ya lo tenía todo,
por qué lo busqué todo, cuando ya la tenía?



Experiencias... es lo que de verdad anhelamos.

Experiencias que llenen nuestro corazón, nuestra alma. Pero a veces no lo entendemos. Damos más fuerza y prioridad a aquello que nos han hecho creer. A lo que nos han enseñado, consciente e inconscientemente. Muchos viven en cárceles de agua y viento que obligan a nuestra luz a encerrarse dentro de nosotros. Pero a veces pasan cosas que no entendemos, que nos duelen o que nos hacen sufrir.




Cuando conseguimos que el dolor pase nos damos cuenta que con la pérdida hemos encontrado la llave que desdibuja nuestra carcel y podemos dejar que nuestra luz brille con la intensidad que necesitamos.

El viaje es necesario. Lejos o cerca, no importa. El viaje nos sirve para ver lo que es importante. Para perderlo todo y encontrar la NADA.


Edgar Tarrés Falcó
www.sonidoalquimico.com
www.mindfulkit.com

Saturday, 18 March 2017

Viaje a la India con El Camino del Buda

Acabo de ver cumplido uno de mis sueños; poder acompañar un grupo para conocer la India. Cuando inicié el proyecto SONIDO ALQUIMICO, tenía muy claro que quería crear experiencias. Experiencias que aportaran conocimiento, vivencias importantes, bienestar y que ayudasen a alimentar nuestra alma.








Así, entre otras muchas experiencias que ya he ido contando en este blog (y que podéis ver en www.sonidoalquimico.com/experiencias), el viaje a la India era una de las grandes vivencias que quería ofrecer.




Por qué la India? Muchas personas creen que es un país muy espiritual, aunque es un tópico. No lo es. No lo es más que muchos otros lugares de todo el mundo. Hay espacios con maestros/gurús que enseñan sus técnicas, pero nada más. Así pues, qué tiene la India?



Moverse de ciudad en ciudad a través de sus trenes, autobuses... horas y horas... buscar los pasajes, regatear hoteles y precios de taxis y rickshaws... ir de copiloto a través de sus calles llenas de coches pitando y que circulan caóticamente sin reglas aparentes a toda velocidad... vivir situaciones que nunca hubieses creido... convivir con suciedad y pobreza... y muchos más aspectos que día a día nos hacen sentir y remueven nuestra forma de pensar y creer. 

No es de extrañar que cuando llevas unos días en este fantástico país, tengas sueños relacionados con tu infancia. Es normal. Casi todo lo que vas viviendo es nuevo, como cuando eras pequeño. Es un aprendizaje continuo. Un espacio ideal para replantearse muchas de las cosas que creemos. Un lugar que dinamita nuestras estructuras mentales y deja espacio para que surjan muchas de nuevas. 
 Por todo esto me gusta este proyecto. Lo llamo El Camino del Buda, ya que aprovechando todo lo que acabo de explicar, realizamos talleres de meditación y voz para profundizar en nuestras vivencias y, a parte de conocer un poco más este país, también nos vamos conociendo nosotros mismos, un poquito más.


Es un viaje que no hay nada planificado. Solo una ruta. Y como no podría ser de otra forma, incluso esta la variamos. En este viaje nos encargamos de comprar los billetes, buscar hoteles, y entre todos decidir lo que vamos haciendo. 

Ahora, ya estoy pensando en la siguiente edición. Esta vez, solo nos moveremos por el Himalaya: Dharamsala i Ladakh. Conociendo sus montañas a través de trekkings para poder dormir entre sus montañas, visitar templos budistas y, como no, disfrutar y aprender de este gran país a través de sus detalles.

Si te gustaría vivir esta gran experiencia, puedes contactar conmigo, aquí.

www.edgartarres.com





















Friday, 24 February 2017

El poder sanador de la naturaleza

Cada vez me voy adentrando más en los bosques para escuchar sus sonidos... sus silencios... La paz que se encuentra en ellos, raramente la encontraremos en otros lugares. Sentarse un buen rato junto a un roble para escucharlo aporta muchas sensaciones, todas ellas muy gratificantes y saludables. Así lo he sentido cada vez, pero, sinceramente, no tenía ni idea de por qué.

Además, poder realizar actividades de expansión de la conciencia y desarrollo personal en los bosques, siempre ha aportado bonitas anécdotas; vivencias fuera de lo común.

Cuando descubrí a Eva Julian y todos sus estudios sobre los sonidos y las frecuencias de la naturaleza, entendí esas sensaciones que sientes cuando te adentras en ella con un punto de atención y apertura; con la conciencia puesta en sus pequeños detalles.





Sabías que los cantos de los pájaros a primera hora de la mañana tienen una frecuencia mucho mayor que a última del día? Y no solo los pájaros, sino los de otros animales e insectos. Cuando sale el Sol, lo hacen a una frecuencia de 15.000 a 20.000 Hz, y cuando se pone el Sol, a menos de 10.000 Hz.

Las frecuencias de ecosistemas, como un bosque o una selva, también va variando. Y estudios más especializados han podido observar como estas frecuencias cambian según las necesidades de las personas. Los árboles emiten vibraciones con la intención de armonizar el espacio. Y todo lo que se encuentre en ese espacio, si emite una vibración más baja, negativa, con unos veinte minutos, cambia totalmente.


Es por esta razón que cuando entramos en un bosque, al cabo de poco, empezamos a sentir una agradable sensación de bienestar. Es por esto que a las personas que vienen a mi consulta, siempre les digo que hay que pasear por el bosque, sentarse una media hora bajo un buen árbol, el que ellos sientan, y dejar pasar el tiempo allí, bajo su cobijo. Sintiendo... Sin hacer nada... Sólo SIENDO... y dejar que la Naturaleza sea ella misma...






Así volveremos a sentir lo que un día fuímos... naturaleza pura... Así recobraremos nuestra armonía... con sus sonidos... con sus silencios... que son los nuestros...

Artículos relacionados:
La Comunicación con la Naturaleza
La Poesía de los Árboles

www.edgartarres.com

Tuesday, 31 January 2017

Falsa Seguridad

Seguridad es algo que nos inculcan de pequeños... Llegamos a creer que se puede, incluso comprar.

La vida está hecha de cambios. Muchos inesperados; terroríficos. Otros más alegres y divertidos. Pero cambios.

Se ha llegado a tal grado de perversión que se contemplaa el mismo cambio como algo perjudicial. Nos quieren hacer creer que hay que buscar la tranquilidad de las cosas que creemos seguras. Así, no es de extrañar que renunciemos a muchas cosas solo por mantener nuestra rutina; así lo tendremos todo controlado y nuestra vida será placentera.



PERO ABURRIDA. Si no tenemos la seguridad dentro de nosotros, sintiendo que creemos en lo que somos, dejaremos pasar muchas oportunidades. Oportunidades de vivir plenamente.

Solo aquel o aquella que entienda que hay que aprender a estar seguros pase lo que pase, podrá vivir de verdad.

VIDA = INCERTIDUMBRE

Aprender a caminar por la incertidumbre equivale a VIVIR.

Y tu, quieres vivir o quieres crear una burbuja donde no pase nada y que acabará explotando igualmente?

www.edgartarres.com

Tuesday, 24 January 2017

La belleza de Alimentar el Alma

Cuando estaba diseñando la experiencia del Retiro para Alimentar el Alma, poco me imaginaba lo mucho que alimentaría la mía. Es una de esas leyes del universo que explica cómo cuando damos lo que tenemos, recibimos en consonancia; o más.

Las actividades y los talleres que forman este retiro están pensados para que nuestro cuerpo y mente descansen, para aprender unas técnicas que nos devuelvan la paz y la armonía en nuestro interior, para escuchar a nuestro corazón, sentir sensaciones que usualmente no hacemos, aprender de los árboles y el bosque...


Pero hay espacios de esos que "no te esperas" y que acaban siendo muy pedagógicos; que aportan bonitas emociones, como son las comidas y las sobremesas... los momentos donde "no se hace nada", actividades que se improvisan dependiendo del tiempo... y que acaban sacando algunas veces risas, otras veces lágrimas. Pero siempre se viven como positivas. Donde ves como el grupo se va cohesionando. Donde se forjan amistades. 



Y después de todo un fin de semana compartiendo, ves las caras de agradecimiento; sus palabras de gratitud. Ves como sus caras han cambiado desde el viernes, que llegaron. Y esto, para mi, es lo más importante. 
Mi alma sí que se siente plena. Como si ya no necesitara nada más. La belleza de sus comentarios, sus propósitos e intenciones que quieren traducir en introducir pequeños o grandes cambios en sus vidas, es de una gran satisfacción.



Para cambiar hace falta valor. Aprender a respirar cuando nos enfrentamos a nuestros miedos. Sacar fuerzas de nuestro silencio. Vislumbrar nuestro verdadero potencial y dejarlo ir para que guíe nuestros sueños. Pero para esto hace falta alimentar nuestra alma. No podemos hacerlo sin ella; no estariamos completos. Esto es este Retiro: alimentarla con bonitas y positivas emociones que se traducirán en una gran experiencia que nos hará crecer.



Thursday, 12 January 2017

Y tu, Piensas o Vives?

"Cuando reflexionamos solemos complicar las cosas, que suelen presentarse nítidas y claras en un primer momento. Casi ninguna reflexión mueve a la acción; la mayoría conduce a la parálisis. Es más: reflexionamos para paralizarnos, para encontrar un motivo que justifique nuestra inacción. Pensamos mucho la vida, pero la vivimos poco. Ese es mi triste balance."

Pablo D'ors - Biografía del Silencio.

Así de contundente.

Y tu vida, la piensas o la vives?

Esto es meditar. Sentir para ser. ¿Qué quieres Ser?



www.edgartarres.com

Viajar, para qué?

Viajamos, sí... pero... para qué? Para encontrar o para encontrarnos? Y si no es ninguna de ellas? O puede que las dos sean correctas? ...