Wednesday, 26 October 2016

El camino del Silencio para resolver problemas

En momentos complicados o tragedias, conflictos o "mala suerte", hay mucha gente que responde:
"Qué le vamos a hacer, es la vida...".

Pues no, no es la vida. La auténtica vida, no la conocemos, ya que para llegar a ella hay que hacer un trabajo que no está escrito en lo que se suele llamar "lo oficial".

A medida que vamos creciendo nos vamos sometiendo a las presiones en forma de clichés que la sociedad donde vivimos se encarga de transmitirnos a través de creencias, morales y éticas más que interesadas. Así, empezamos a priorizar lo que creemos que es correcto, por que "siempre nos lo han dicho." Y eso, va a misa. Estas creencias, que de forma general, suelen ser: trabaja en lo que más dinero te dé, aunque no te guste mucho, trabaja fuerte para conseguir una buena casa, un buen coche... tienes que agradar a todo el mundo... y muuuuuuchas más, generan en nuestro interior una forma de pensar que se traduce, a la larga, en una forma de actuar. Así es cuando empezamos a crear nuestra realidad. Este tipo de vida, a la larga, solo nos trae preocupaciones, miedos, malestar, angústia... nada bueno. Aún así, creemos que es "lo que hay que hacer", aunque sintamos que no vayamos bien. En este contexto, no es de extrañar: "Que le vamos a hacer, es la vida."




Hay que buscar el Silencio. Este elemento que está esperando para enseñarnos lo que realmente es importante para nosotros. Para saber dejar atrás, aunque sea solo por unos momentos, lo que nos hace sentir mal. El Silencio nos va a permitir descansar; sentir todo lo que nos sobra; ver lo que hacemos mal. Cambiar de perspectiva o simplemente coger un respiro.
Hay personas que no se lo pueden permitir. Dicen que así no se puede solucionar nada, que es una simple evasión.

Pero no es cierto. Siempre hay que buscar un espacio superior para poder resolver los problemas. Como decía Einstein, estos no se pueden resolver desde el mismo estado de conciencia en que se crearon. Meditar nos permite llegar a este estado superior.



Buscar un espacio de descanso, de tranquilidad, de Silencio, y aprender a aquietar la mente, dejar fuera los problemas por un rato... por unos días... ahí está el reto. El verdadero trabajo. Desarrollar nuestra conciencia para entender todo lo que nos sucede y ver el grado de responsabilidad que tenemos en todo lo que nos pasa. Así podremos cambiar las cosas, con conciencia y responsabilidad.

El Silencio nos marcará el camino...

www.edgartarres.com

No comments:

Post a Comment

Viajar, para qué?

Viajamos, sí... pero... para qué? Para encontrar o para encontrarnos? Y si no es ninguna de ellas? O puede que las dos sean correctas? ...